fbpx
Bodas/enlaces,  Ceremonias,  Ritos

HANDFASTING o Rito de unión de manos

Este rito de origen celta, consiste en la unión de las manos de los novios con unos lazos o cuerdas, simbolizando así la unión de sus almas.

Antiguamente en Escocia, este rito comenzaba un año antes de la ceremonia, en el que se ataban las manos de los novios provisionalmente y comenzaban su vida en común, pasado este año, si la convivencia había sido un éxito realizaban la ceremonia matrimonial, incluyendo este rito en el que cruzaban sus manos en forma de ocho. Para los celtas este símbolo Espiral doble o Sistrel representaba no solo el infinito sino el amor, la unión del Sol y la Luna, de la energías masculinas y femeninas y la posición de igualdad de los dos miembros de la pareja. Después, sus manos entrelazadas se rodeaban de un lazo, simbolizando así la unión eterna ante no solo de dos personas sino de dos almas que se habían encontrado.

Esta simbología la hemos podido ver en la cinematografía, tanto en la película Braveheart como en la más reciente serie Juego de Tronos.

Lo habitual es que antes de los votos el oficiante indique a los novios que entrecrucen sus manos mirándose a los ojos y las unan, es decir, mano derecha de uno de los novios con mano derecha del otro novio, y lo mismo con la izquierda, formando así un ocho, el símbolo del infinito como hemos nombrado antes.

El oficiante rodea las manos de los cónyuges con un lazo y lo anuda, mientras lee un texto que expresa que con ese lazo bordeando las manos de los futuros cónyuges, se suman su fuerzas, energías y virtudes individuales para caminar juntos, como maestros el uno del otro y compañeros eternos de vida.

Seguidamente los novios dirán sus votos, y tras ellos, y en el momento de finalizar la ceremonia. sacarán las manos del lazo o cuerda sin deshacer el nudo y lo guardarán como recuerdo de ese momento de unión en el que se prometieron amor.

Existe una variante y sería usar varios lazos o cordeles en lugar de uno, cada uno de ellos vendría a representar las aspiraciones que tienen para su futura vida en común. A nosotras nos gusta la idea de usar un solo cordel de color rojo mezclando así el rito del Handfasting con la Leyenda Japonesa del Hilo rojo, que viene a decir resumidamente, que cada persona está unida mediante un hilo rojo invisible a otra persona y que por más vueltas que demos, más nudos que se hagan en este hilo, al final encontraremos el otro extremo y por lo tanto a la persona destinada para nosotros.

No obstante si escogéis la opción de varias cintas de colores, estos serían los simbolismo.

Rojo: Pasión, valentía y fertilidad.

Naranja: Bondad, humildad y abundancia.

Amarillo: Confidencia, balance, armonía y luz espiritual.

Dorado: Unidad, longevidad y prosperidad.

Blanco: Pureza espiritual, sinceridad y paz.

Gris: Equilibrio, balance y neutralidad.

Plateado: Creatividad, inspiración y protección.

Marrón: Salud, talento, habilidad y hogar.

Negro: Sabiduría, éxito y amor puro.

Azul celeste: Entendimiento, paciencia y serenidad.

Azul marino: Longevidad y fortaleza.

Lila: Fortaleza, poder y progreso.

Verde: Fortaleza, fortuna, salud y fertilidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: