Rito de la Rosa

El Rito de la Rosa proviene la Antigua Grecia, más concretamente de Afrodita, la Diosa del Amor. Las rosas, especialmente las blancas y rojas, eran las representativas del amor y las novias adornaban sus melenas sueltas o trenzadas con coronas de rosas. Para los griegos, la belleza de las rosas era símbolo de la pasión, y si eran capullos simbolizaban además el infinito y por lo tanto, el amor eterno.

Hay otras teorías que indican que el Rito de la Rosa propiamente dicho, es decir, el intercambio de rosas entre los novios, tiene sus raíces en las bodas tradicionales hawaianas en las que los novios se intercambian collares. O en las bodas medievales y celtas en las que se realizaban intercambios simbólicos de objetos para representar la entrega de la pareja y su amor en el otro.

Sea cual sea su origen, lo cierto es que la rosa sigue siendo hoy en día el símbolo del amor por antonomasia, y la flor más elegida para regalar a la pareja. La roja sigue siendo la favorita, pero también podemos encontrarlas casi en cualquier color (rosas, blancas, amarillas, naranjas… incluso azules y negras) y a la hora de utilizarlas en nuestro rito, podemos escogerlas según su simbología o vuestros gustos.

Ritual de la rosa

El ritual consiste en una rosa para cada novio, después de los votos, ambos os levantaréis y os intercambiaréis las rosas, convirtiéndose así en el primer regalo de recién casados. La maestra de ceremonias explicará el significado de este ritual mientras lo hacéis y al terminar las colocaréis en un jarrón. A partir de aquí, como os decimos siempre, imaginación al poder… Nosotras os damos algunas ideas o pistas de como llevarlo a cabo.

Sugerencias

Podéis escoger dos rosas iguales o dos rosas de diferente color, cada una según vuestros gustoso bien, usando la simbología de colores: roja-pasión, rosa-ternura, naranja-felicidad, blanca-pureza

La rosa puede estar incluida en el ramo de flores de la novia, y la rosa del novio la puede llevar la madrina y dársela en el momento del rito.

Las rosas si son naturales, mejor en forma de capullos para que florezcan después de la ceremonia y duren más, simbolizando así que el amor mientras más se cuida más florece.

Si usáis flores artificiales, escoger un bonito jarrón, colocarlo en un lugar visible de la casa y así tener siempre presente el recuerdo de vuestra unión.

Cada aniversario, os podéis regalar de nuevo una rosa y renovar vuestros votos.

Aquí os adjuntamos un guion tipo que podéis usar tal cuál. O usarlo como base para vuestro propia versión o la del oficiante que os vaya a casar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: